Animal salvaje, impredecible

Estándar

Muchas veces, cuando vemos animales salvajes tenemos tentaciones de interactuar con ellos: Acercarnos, tocarles, hacerles fotos… Pero esto es contraproducente para ambos.

¿Alguna vez te has llevado un susto por interactuar con animales salvajes?

Los animales son seres vivos temperamentales y aunque puedan parecer muy monos y dóciles no dejan de ser animales salvajes que no están acostumbrados a los humanos.

Si un desconocido entrara en nuestra casa seguro que nos pondríamos furiosos, o si al ir por la calle nos abordaran para hacernos fotografías nos pondríamos de los nervios y no hace falta hablar de que un desconocido se acercara a nuestros pequeños, fueran hijos, hermanos, sobrinos, primos… Pues hay que pensar que los animales reaccionan del mismo modo y son impredecibles.

¿Y si los padres no están? A veces podemos encontrarnos crías solas y tanto puede ser que los padres no estén en ese momento, como que estén cerca y aparezcan de golpe. Es muy raro ver crías o cachorros desprotegidos, si los vemos: ¡cuidado! la madre puede estar cerca.

12508880_569089499912994_7346102173324036316_n[1]

                                                   Fotografía de Raquel Bantí:                                                Cerca de un león marino de Nueva Zelanda (Phocarctos hookeri)

En 2013 asistí a una charla realizada por el equipo de El Viaje que Buscas donde nos contaron una anécdota muy interesante que tiene que ver con el post de hoy:

En África, los leones han aprendido que los turistas tienen debilidad por los cachorros. Así que dejan a los cachorros tumbados en medio de la carretera y los turistas, que están realizando un espléndido safari, ven que no hay adultos por los alrededores y salen del coche para fotografiarlos mejor… entonces los adultos atacan.

Es una adaptación adquirida que han aprendido después de observar el comportamiento humano. Por eso hay que vigilar, estar alertas y no confiarnos.

¿Y si en vez de animales enormes y feroces son pequeños? Es cierto que un animal pequeño difícilmente nos puede matar pero no debemos ignorar que un animal asustado o furioso es impredecible y aunque no pueda matarnos o herirnos de gravedad sí que nos puede hacer daño. Además, las heridas siempre son susceptibles de infectarse.

Como he dicho anteriormente, también hay que tener en cuenta que un animal salvaje no está acostumbrado a la presencia humana y puede actuar de forma impredecible, pudiendo atacar por motivos que no llegamos a comprender.

A parte de ser peligroso para nosotros, le producimos un estrés inmenso al animal. Hay un vídeo que muestra una puesta de huevos por tortugas marinas en Costa Rica arruinada por la masificación de personas que quería presenciarlo, pero este suceso también ha ocurrido en el Mediterráneo alguna vez.

El estrés que les causamos a los animales es muy intenso y puede afectar a su conducta natural y a su ecología.

Espero que te haya gustado el post y te sirva para reflexionar y pensártelo dos veces antes de interactuar con animales salvajes 🙂

Anuncios

4 comentarios en “Animal salvaje, impredecible

  1. Muy interesante y mucha razón. A la gente le (nos) encanta tener ese momento de “conexión”, y hay muchos animales a los que puede suponer un enorme estrés. En la cordillera cantábrica por ejemplo, están frenando un poco el ecoturismo “osero” por estos temas. O los gorilas de montaña de Ruanda, donde cada vez los turistas se acercan más, pudiendo propagar enfermedades infecciosas o interferir en su comportamiento.

    Podemos observar fauna, pero desde el respeto y con el máximo cuidado! Y sobre todo, no es necesario tocar y acariciar, ni estar a un metro o dos, ni sacarnos el selfie de turno!!!

    Un saludo!

    • Hola Eugenio,

      Muchas gracias por comentar, me alegro que te haya gustado el post.

      Yo me he centrado en el riesgo que supone para los humanos porque acostumbramos a ser unos inconscientes y ponemos nuestra vida en riesgo, pero es cierto que la mayoría de veces los más perjudicados son los propios animales. Todo lleva a la misma conclusión: Observar, respetar y no interactuar.

      Un saludo a tí también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s